17
dic

Derecho y guirnaldas navideñas

Escrito el 17 diciembre 2007 por Teresa Martín en Derecho y RSC

Cada año, cuando llega el mes de noviembre, el Ayuntamiento de Madrid pretendidamente adorna (¿?) las calles con unas luces que cuelga de los árboles. Hasta ahí, gasto eléctrico innecesario aparte, ningún problema jurídico. Supongo que los árboles son bienes de dominio público municipal.
Peor me parece que una administración pública cuelgue de los balcones de los madrileños a intervalos regulares unas guirnaldas luminosas que van de lado a lado de la calle enganchadas en barandillas, fachadas y otros elementos de propiedad privada o comunitaria. ¿Por qué título la subcontrata del Ayuntamiento suspende de mi balcón un cable de acero que soporta un buen número de kilos y un tendido eléctrico? http://www.20minutos.es/galeria/1782/0/7/


Dada la reiteración en el tiempo, podría pensarse en un derecho real limitado de servidumbre discontinua (gracias a dios) no aparente http://foro.uned-derecho.com/index.php?action=diccionario de colgado de espantajos. Si es así, ¿tiene el Ayuntamiento derecho a colgar sólo durante la etapa navideña, o puede extender su dudoso gusto estético a promociones culturales, olímpicas o electorales? Podría tratarse de una vía de hecho administrativo-decorativa que el Ayuntamiento, perseverante como la gota china, le ganó a mi vendedor hace un número de años y ha quedado consolidada por la ausencia de oposición de los vecinos. ¿Se basa acaso en una ordenanza municipal? ¿Será una expropiación temporal limitada de uso de barandilla? Por favor, ¿mi justiprecio?
Iuspublicistas, ayudadme. ¿Puedo seccionar el cable de acero, previo cortado de tráfico y protección de vidas y haciendas circundantes? Seguramente, no (daños a propiedad municipal y posible multa). ¿Puedo impedir que el año que viene utilicen mi balcón para semejante atentado estético? ¿Bastará un cartel en tal sentido? Dado que mi casa data de 1935, si el balcón se daña con el peso excesivo del cable ¿verdad que me indemnizará el Ayuntamiento?
Me diréis “Teresa, qué poco espíritu navideño”. Qué ingrata soy con un Ayuntamiento que sólo pretende, cumpliendo su deber del artículo 9.2 de la Constitución, remover el obstáculo de la oscuridad nocturna para facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida económica (es decir, para que compren más). ¡Qué desconsideración hacia una administración pública que, según le ordena el artículo 43.3 último inciso de la misma norma, lo que persigue es facilitarnos la adecuada utilización del ocio.
Y por último, ¿no tenemos todos derecho a la protección de la salud (entiendo que física y mental) conforme a lo dispuesto en el artículo 43.1 de la Constitución? ¿Quién nos protege de la depresión que nos entra cuando esas luces se apagan el 7 de enero y no volvemos a tener fiestas hasta la Semana Santa?

Comentarios

Fran Vasques 17 diciembre 2007 - 19:40

“En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces”.Gabriel García Márquez.

¿Ves? Yerras, Teresa, al pensar que la predación iluminatoria navideña del Ayuntamiento de Madrid se fundamenta en un histriónico deseo de potenciar el consumismo a mansalva.

La verdadera razón oculta tras el asalto a maroma armada de tu baranda, no es otra que la ejecución formal de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, cuya exposición de motivos reza: “…los problemas de conciliación entre la vida personal, laboral y familiar muestran cómo la igualdad plena, efectiva, entre mujeres y hombres, aquella «perfecta igualdad que no admitiera poder ni privilegio para unos ni incapacidad para otros», en palabras escritas por John Stuart Mill hace casi 140 años, es todavía hoy una tarea pendiente que precisa de nuevos instrumentos jurídicos”.

Ni privilegio para unos ni incapacidad para otros…

¿Y no soy yo, hombre-cenutrio como pocos, uno de esos incapaces de agasajar a sus seres queridos en Navidad, por olvidadizo y borrico? Si no fuera porque miles, millones de pequeñas lucecitas asaltan mi desconsiderada psique cada año, con meses de adelanto, las -siempre escasas- féminas de mi vida tendrían un motivo más para dejarme por imposible.

Sin embargo, ellas nunca se olvidarían de mí, con o sin luces…

juan josé 9 enero 2008 - 10:37

He leido en la prensa que el Ayuntamiento de Madrid invierte en la iluminación navideña millones de euros. Resulta asombroso que con la cantidad de necesidades reales que hay nuestros proceres se dediquen a gastar dinero público a raduales en fuegos artificiales, cabalgatas mastodónticas de Reyes (que nada tienen que ver con los Reyes) o iluminación artificial. Más absurdo es que luego nos den la murga con el calentamiento global, nos pidan que ahorremos energía y que compremos bombillas de bajo rendimiento. Desde luego harían mejor en predicar con el ejemplo y en ser un poco más austeros, más sobrios y más serios. Claro que si tuvieran estas cualidades no se dedicarían a la política.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar