15
abr

INFUENCIAS, AYUDAS Y AMIGOS POR JOSÉ MARÍA CERVELLÓ:

Escrito el 15 abril 2008 por Juan José Torres en General

En un articulo anterior, titulado “Libertad y enfermedad”, hablé de determinismo (que lo hay) y de las limitaciones al libre albedrío (que también las hay).
Hoy quiero hablar de cómo podemos luchar contra el determinismo y de cómo podemos ampliar el libre albedrío.
Esta tarea la podemos hacer solos, pero yo no termino de creer en el hombre hecho a si mismo. Al principio del principio tuvo que haber alguien que le apoyara, sin que eso quite mérito a toda su labor posterior.


Alguien ha dicho que él no le debe nada a nadie. Lo que es un claro ejemplo de cómo la soberbia nubla la razón y permite decir estupideces como esta.
Voy a intentar analizar que personas o circunstancias pueden modificar nuestra materia prima. El problema es que puede ser para bien o para mal. Es más fácil el camino del bien al mal que el camino contrario.
Quiero tratar de tres cosas: las influencias, las ayudas y los amigos. Antes de ello hay que tener en cuenta un telón de fondo que nos va a acompañar toda la vida: la familia, que puede mostrar lo mejor y lo peor de la condición humana.
Entiendo por personas que nos influyen a aquellas que durante la fase de formación de nuestra personalidad, principalmente, nos dejan huellas que se quedan dentro de nosotros para siempre, incorporándose a nuestra personalidad. También pueden ser hechos o circunstancias que nos afecten de la misma forma. Las malas influencias son muy difíciles de erradicar. Aunque el uso del libre albedrío nos permite elegir libremente el camino a seguir. Pero no hay que olvidar que cada elección libre conlleva una responsabilidad que también es sólo nuestra. Con todo esto se va formando nuestra personalidad y es muy difícil de modificar.
Con todo ese bagaje empezamos la etapa del trabajo que, no cabe duda, va a templar nuestro carácter porque nuestro ego tiene que convivir y competir con otros. Depende del uso que hagamos de nuestros defectos y de nuestras virtudes lo que vaya a ser de nosotros. Existen tres actitudes peligrosas: el pasotismo, que nos llevará a la calle. El estar siempre protestando, cuya salida lógica es irse, pero hay que tener en cuenta que en todos sitios cuecen habas. Y el trepa, que con tal de subir no le importa abusar de los demás e ir dejando su camino sembrado de cadáveres. Pensemos que al final lo pagará. Pero tampoco hay que extrañarse de ver a personas que creemos más incompetentes por encima de nosotros. Son cosas que pasan. Ante ello hay dos opciones: amoldarnos y esperar o marcharnos.
Pasemos al segundo tema que quiero tratar: LAS AYUDAS.
Cuando estamos en condiciones de aspirar a un puesto de trabajo, es como si subiésemos a un escenario de un teatro en el que su decorado fuese un montón de puertas cerradas de las que no tenemos llaves, pero desde las que nos miran. Tenemos que estar atentos y si una puerta se entreabre hay que poner rápidamente el pie y entrar en la habitación, que a su vez estará llena de puertas cerradas sin llaves, y así sucesivamente. Cada habitación es un trabajo. Pero hay que tener una cosa clara: nosotros no hemos abierto la puerta, la ha entreabierto alguien que estaba dentro. Pues bien, esto es una ayuda y este sistema nos va a acompañar siempre. Aunque llegará un momento en el que también nosotros recibiremos llaves que tendremos que usar para abrir puertas a otros.
El tercer tema son LOS AMIGOS.
A lo largo de nuestra vida conocemos a muchas personas a las que podemos llamar simplemente conocidos. Pero hay un misterioso proceso de decantación por el cual algunos conocidos se convierten en amigos. Luego la vida hará que nos alejemos de algunos, que nos reencontremos con otros, y que, al final, tengamos un grupo estable de amigos. Si tener un amigo es tener un tesoro, tener un grupo de amigos no tiene calificativo.
Después de hablar de las influencia, las ayudas y los amigos, vamos a referirnos a dos cosas que son consecuencias necesarias de ellas: EL AGRADECIMIENTO y LA LEALTAD.
Todos tenemos que tener memoria de las influencias y ayudas recibidas, y de quienes son nuestros amigos. El olvido es una traición. Recordarlo nos lleva, necesariamente al AGRADECIMIENTO. Si desde la distancia nos parece que una ayuda fue pequeña, no olvidemos ponerla en su contexto y procuremos reconocer, en público y en privado, nuestro agradecimiento.
LA LEALTAD es consecuencia necesaria de las influencias, de las ayudas y de los amigos, y debe durar siempre. No hay que confundirla con el servilismo. La lealtad lleva dentro la libertad para decir lo que pensamos, le guste o no a quien tenemos que ser leales.
Dos últimas ideas: hay que dar para luego recibir. Y si nos dan una llave, hay que usarla aunque el que entre sea un competidor.
Nos podemos encontrar con personas que no tengan en cuenta los valores expuestos y con otras a las que debíamos lealtad y nos traicionan. En estos casos cada cual debe actuar según su conciencia.
POSDATA PERSONAL.
Seguro que a lo largo de mi vida he incumplido los valores que he expuesto. Pido perdón por ello.
-Quiero decir que en mi vida ha habido 7 personas y 3 hechos que me han influido. Pero tengo dos pasiones que surgieron espontáneamente, aunque dentro del caldo de cultivo en el que estaba metido. Fue a los 15 o 16 años cuando empezó mi interés por la historia del arte y por los libros sobre este tema. Años después llegaron las ayudas y los amigos.
-Ha habido muchas personas que me han ayudado, algunas muchísimo.
-Los amigos. Sólo puedo decir que llevo 4 años enfermo y con un respirador y en nuestra casa no ha habido ningún día en que no haya venido ha vernos algún amigo. Esto nos obliga a llevar agenda para evitar “overbooking”. A nuestros amigos se han unido los médicos. No podía esperar tanto; y son ellos los que me traen todos los días una inyección de vida en vena.
-Del AMOR no he hablado, porque es…..otra cuestión.
FIN

Comentarios

JoseLuis 16 abril 2008 - 19:34

Queridos Jose María y María Teresa,
Gracias, una vez más, por acercaros de nuevo a través de esta ventana tecnológica, con reflexiones invaluables y vuestro espíritu…
Me han gustado mucho tus reflexiones José María, y las comparto plenamente.
Por abundar en ellas, diré que hay veces en las que en un mismo trabajo eres hiperprivilegiado y encuentras varios de esos amigos, a los que siempre estar agradecidos, por lo mucho que te enseñaron.
Eso me pasó a mí, y sin ninguna duda estoy recibiendo mucho más de lo que alguna vez pude dar. pero la vida es larga, bonita y espero poder equilibrar el balance, en la medida de mis posibilidades, pues el desequilibrio actual e smuy grande.
GRACIAS de nuevo, a los dos, y a por el próximo…
En cuanto haya unos cuantos más haremos un cuadernillo para releer al final del día, cuando ya no accedemos al ordenador y nos apetece volver a tocar para leer…
Un fuerte abrazo a los desde tierras del Sur,
Jose Luis

JoseLuis 16 abril 2008 - 19:35

Queridos Jose María y María Teresa,
Gracias, una vez más, por acercaros de nuevo a través de esta ventana tecnológica, con reflexiones invaluables y vuestro espíritu…
Me han gustado mucho tus reflexiones José María, y las comparto plenamente.
Por abundar en ellas, diré que hay veces en las que en un mismo trabajo eres hiperprivilegiado y encuentras varios de esos amigos, a los que siempre estar agradecidos, por lo mucho que te enseñaron.
Eso me pasó a mí, y sin ninguna duda estoy recibiendo mucho más de lo que alguna vez pude dar. pero la vida es larga, bonita y espero poder equilibrar el balance, en la medida de mis posibilidades, pues el desequilibrio actual e smuy grande.
GRACIAS de nuevo, a los dos, y a por el próximo…
En cuanto haya unos cuantos más haremos un cuadernillo para releer al final del día, cuando ya no accedemos al ordenador y nos apetece volver a tocar para leer…
Un fuerte abrazo a los desde tierras del Sur,
Jose Luis

Luis Mª Grande 17 abril 2008 - 11:44

Ójala todo el mundo aplicara el “hay que dar para luego recibir”. No se si las cosas serían más fáciles, o si nuestro día a día cambiaria mucho, pero sería estupendo poder comprobarlo.
Es un privilegio contar con gente con la que compartir las pequeñas y no tan pequeñas cosas de la vida, gente que te escucha, que te riñe, o que te acompaña, simplemente porque te quiere. Yo, al menos, me siento un privilegiado por tener a Noelia, a mi familia y a un puñadito de buenos amigos.
Sigue contándonos cosas, también es un privilegio poder leerte.

charo gonzalez vigil 17 abril 2008 - 15:09

Hola Jose Maria.
como siempre encantada con todas tus articulos, y por supuesto totalmente de acuerdo.
que triste es no tener amigos de verdad, o descubrir que el que creias no lo es. Pero si uno solo te agradece aunque sea un poco, compensa al resto.

ruben agote 18 abril 2008 - 17:20

Muchas gracias, José Mª, por esta nueva clase.
La sistemática es inmejorable y el fondo, completo.
Traes a la memoria tu artículo “libertad y enfermedad”, contenedor de premisas importantes para comprender la primera de las fases que expones en este nuevo escrito: Las influencias de infancia y juventud. Hasta qué punto las elegimos o se nos imponen lo anuncias en aquel vibrante escrito.
Con ellas a cuestas, vienen las ayudas. Comparto contigo el mismo desapego respecto al tópico del “autosuficiente”. Quien considera que no debe nada a nadie es un desagradecido.
Sobre estos fondos planteas a los amigos: “nuestra familia elegida”. Me quedo pensando en este asunto a la luz de tu artículo “ideas para un posible plan de vida”, pues, calculadora en mano (cartesiano siempre), el saldo de tiempo que me resta para ellos me genera un cierto sonrojo; lo que, quizás, puede significar el incumplimiento de esos dos “deberes” de LEALTAD y AGRADECIMIENTO.
Maestro, ya me has vuelto a enredar.
Un fuerte abrazo. Besos a Maria Teresa.

Cristina SCL 19 abril 2008 - 00:18

Hola Jose Maria,
Soy de nuevo la sobrina de Xefa. Ayer tuve la grata suerte de estar un ratito con Jose juis y con mi tia, en la conversacion saliste tu y tu nuevo articulo.
Comparto todo lo que dices y me gusta como lo dices, se nota tu inteligencia, esa capacidad de relacionar las cosas y que entre tus grandes virtudes resalta la de ser un gran comunicador, estoy segura que ayudas a mucha gente con ella y no solo en el trabajo.
La verdad, es que los amigos, son necesarios para ser feliz, quizas en un principio sea solo simplemente por egoismo todo el mundo tiene que tener a alguien que le admire o que le recuerde todo lo bueno que tiene, que no le falle y que le reclame de vez en cuando… auqnue yo pienso que en el fondo ese desorden de ese deseo o de ese afecto nace de la inseguirdad que nosotros tenemos o que somos, es puro miedo a perder el cariño, la imagen, el reconocimiento… alguien decia algo asi como que el error estaba en que no creiamos que la alegria y la felicidad esta en la libertad… de forma que si está en la libertad, ninguna persona o cosa tiene poder sobre mi o solo aquella persona a la que me he dado y a la que deseo amar con todo mi ser. Pero la verdadera amistad, la madurez o el significado de lo que realmente significa se refleja cuando te das cuenta que para amar a las personas hemos de abandonar la necesidad de ellas y ahi empieza eso de darte para despues recibir.
Ojala, todos sintiesemos siempre asi, seriamos capaces de cambiar el mundo!!!
Un abrazo y mis mayores animos!!

Peyes 20 abril 2008 - 17:08

Yo pienso que todos debemos a alguien algo. En primer lugar a tu familia,en mi caso maravillosa.
En las tres actitudes, ya dentro del trabajo, el pasotismo ,lo detesto ,el protestar por todo me parece estupido, porque a nada conduce excepto amargarte, y amargar a los demás ,y del trepa(tan abundante) he huido siempre, porque me parece odioso.
Pienso como tú, que cuando una puertecita se entreabre, hay que estar presto porque nunca sabes lo que te puede venir por ahí. Eso sí, como nunca sabemos quien te la ha abierto, nunca debes olvidarlo, y estar siempre dispuesto a abrir a quienes vengan detrás. Eso no olvidarlo jamás.
Y al final, tener pocos pero buenos amigos es un verdadero tesoro.
Por último, el agradecimiento y la lealtad son de bien nacidos, lo demás es una traición, pero desgraciadamente lo vivimos, cada día, y es una pena. Aunque yo, en mi momento actual, tengo tantas muestras de cariño, que me tiene desbordada la situación.
Y del amor tampoco hablo, porque en este momento estoy tan llena….

Javier Docampo 21 abril 2008 - 13:53

Queridos José María y María Teresa:
Sólo deciros que desde el Museo del Prado estamos trabajando duro para que el resultado de esas pasiones espontáneas de las que habla el texto, la maravillosa biblioteca que formó José María y que ahora tenemos el privilegio de albergar en el Museo, sirva para los fines para los que fue creada. Después de haber sido catalogada e incluida en el Catálogo Colectivo de Patrimonio Bibliográfico (que para quien no lo sepa es la fuente básica para localizar libros antiguos en bibliotecas españolas) han sido numerosos los investigadores y los comisarios de exposiciones que se han acercado a ella para consultar sus fondos, tan raros en muchas ocasiones.
Siempre digo que las bibliotecas son como los bosques, crecen de manera lenta y orgánica pero cuando alcanzan su sazón son insustituibles en la Naturaleza y en la Cultura. La biblioteca de José María es ya un frondoso bosque en el que los amantes del arte y la cultura encuentran y disfrutan infinitos motivos para el conocimiento y el saber.
Un abrazo muy fuerte
Javier

mmmmm 21 abril 2008 - 13:56

Siempre que te leo me haces reflecsionar. Tus escritos son como una prolongación de tus maravillosas clases pero todavia mejores porque no se limitan al mundo del derecho. El enfoque que das a cada tema siempre te hace pensar y querer ser mejor. Y al pensar en la situación y con las dificultades que lo haces no puedo agradecertelo con palabras. Y sé que no soy sólo yo porque tu articulo es algo muy esperado por muchos. Eres un bloguero muy leido y querido.
No dejes nunca de hacerlo. Produces tanto bien a tanta gente. Hasta el proximo un abrazo. Cuidate. te necesitamos tanto.

David 25 abril 2008 - 15:57

Queridos José María y MªTeresa,
Muchísimas gracias por el artículo; gracias también por la claridad, por el sentido del humor, por la sinceridad con que está elaborado. No dejo de admirar este trabajo tan delicado y tan lleno de cuidado.
Querría comentar algo, ya que estoy. Recuerdo muy a menudo la frase de José María: “Hay que hacer las cosas bien por hacerlas bien y porque es rentable”. Y es que de forma indirecta, sin conocer a la persona, la puedes ayudar, puedes ser leal, puedes ser agradecido. Por ejemplo, con este espacio donde escribís los artículos, en el que a pesar de las grandes dificultades, se ve un trabajo bien hecho, que es rentable por los beneficios que da a sus lectores. Detalles que trascienden haciéndose grandes y verdaderos.
Y termino con lo siguiente, ya que terminas con el Amor. ¿Se es más libre viviendo con más Amor? Pues yo creo que sí, mucho más libre, aunque a veces no se vea claro.
Un fuerte abrazo

JOSÉ RAMÓN LORENZO GAY 28 julio 2008 - 20:36

Hola José María,
He encontrado esta página de casualidad, navegando en busca de un antiguo amigo de los que hablas en tu artículo…
Que ironía, porque a mi amigo no lo he encontrado, pero si debo reconocerte como una de esas INFLUENCIAS importantes de las que hablas, para mi has sido un ejemplo a seguir y una de esas imágenes recurrentes en las que a algunos nos gustaría vernos reflejados algún día, todavía recuerdo nítidamente los consejos sobre lo importante de tener una o más aficiones y no centrarse exclusivamente en el Derecho o la carrera profesional o frases tan recurrentes y concisas en tus clases como la famosa de “donde lo dice?”.
Mi nombre es José Ramón Lorenzo Gay, y fui alumno tuyo en el MAJ de 2001 a 2002; de cuando en cuando recuerdo tus frases y enseñanzas, especialmente los valores humanos y la importancia de sistematizar con precisión los conocimientos en derecho, las discusiones sobre la norma de creación del Código Civil, los famosos derechos de vuelo del edificio encasillado de la Castellana o los esquemas para aplicar las normas tributarias y diferenciar IVA e ITPO, entre muchas otras cosas.
Para finalizar, no puedo estar más de acuerdo contigo en lo que a las ayudas y a los amigos se refiere, ojalá yo pueda prestar ayuda algún día a quien la precise y la merezca, por pequeña que sea, y por supuesto, si llegara a tus años, ojalá pueda presumir de tener y mantener un grupo de amigos como los que seguro tu tienes…
Sólo voy a hacer una precisión a tu artículo, quizás marcada por mi propia experiencia profesional, y es que lamentablemente, en el mundo que vivimos no existen ni quedan muchos espejos en los que querer reflejarse, no se si por falta de tiempo, por exceso de información o por otras causas, pero lamentablemente no hay demasiados Cervelló por el mundo.
Un fuerte abrazo y mucho ánimo con todos los retos que te quedan por afrontar,
Ramón Lorenzo

Dejar un Comentario

*