5
ago

Solzhenitsyn: intransigente a tiempo completo

Escrito el 5 agosto 2008 por Juan Carlos Olarra en Cultura

Hoy nos ha dejado uno de esos hombres a los que sería aplicable la máxima churchilliana “Never so much was owed by so many to so few”. El propio Aleksandr Solzhenitsyn se definía como intransigente a tiempo completo, y muchas veces desde la segunda guerra mundial estuvo a punto de dejar la vida en tal empeño. Sin ningún ánimo de exagerar, debe decirse que la erosión del totalitarismo comunista (la otra versión totalitaria que el socialismo nos dejó en el siglo XX, además del fascismo) que produjo la obra de Solzhenistyn fue absolutamente decisiva en la evolución de los acontecimientos que culminarían después con la caída del comunismo en Europa. Archipiélago Gulag contribuyó a eliminar la coartada a esa pandilla de caprichosos acomodados que en nuestro continente y en Estados Unidos jugaban con la idea de las bondades del comunismo frente al fascismo que según ellos representaba la sociedad de sus padres.


La brutalidad y el carácter sistemático de la represión comunista, al igual que años antes el terror de la Shoá, quedaron de manifiesto para toda persona que tuviera ojos y quisiera ver más allá de su fanatismo. Nombres como Lubianka, Butirki, Lefortovo, nos son familiares por la minuciosa descripción que el autor nos hizo de los procesos de deshumanización que desarrollaba la maquinaria del socialismo real en dichas cárceles. Hoy Lubianka, entre la Plaza Roja y la Avenida Tyeskaya, es un centro de flujo turístico incesante, probablemente ajeno a los horrores de sus sótanos.
Es significativo que, en vez de una crónica hagiográfica de su martirio, Solzhenitsyn nos ofrece en todo momento la visión subyacente de que su tortura y cautiverio no fueron ni mucho menos los de peor condición, condierándose hasta cierto punto afortunado.
Para los juristas, recomiendo la relectura del capítulo de Archipiélago Gulag dedicado a la llamada administración de justicia soviética. Al papel de sus jueces y fiscales; nombres como Vishinsky o Krylenko deben quedar para siempre guardados en la memoria de la indignidad del Derecho. Un sistema que comenzaba la administración de justicia por el resultado, es decir, por el número de condenas que el régimen demandaba para asegurar su funcionamiento normal. A partir de ahí el proceso se construía hacia atrás, buscando las personas para ser condenadas y los delitos que imputarles.
Dice Martin Amis en “Koba el temible” que, a la pregunta retórica de “¿Cuánto pesa la Unión Soviética” dio respuesta Solzhenitsyn cuando, a finales de los sesenta, devolvió a las autoridades la citación en la que se le requería para presentarse en dependencias policiales, alegando su condición de hombre libre tras sus largas y tortuosas condenas. Como bien dice Amis, ese día la Unión Soviética y Solzhenitsyn venían a pesar aproximadamente lo mismo.
A continuación una muestra de la agudeza de Soltzhenitsyn, escrita hace treinta años (Discurso en Harvard en 1978) pero plenamente válida en nuestros días
El declive de la valentía
La merma de coraje puede ser la característica más sobresaliente que un observador imparcial nota en Occidente en nuestros días. El mundo Occidental ha perdido en su vida civil el coraje, tanto global como individualmente, en cada país, en cada gobierno, cada partido político y por supuesto en las Naciones Unidas. Tal descenso de la valentía se nota particularmente en las élites gobernantes e intelectuales y causa una impresión de cobardía en toda la sociedad. Desde luego, existen muchos individuos valientes pero no tienen suficiente influencia en la vida pública. Burócratas, políticos e intelectuales muestran esta depresión, esta pasividad y esta perplejidad en sus acciones, en sus declaraciones y más aún en sus autojustificaciones tendientes a demostrar cuán realista, razonable, inteligente y hasta moralmente justificable resulta fundamentar políticas de Estado sobre la debilidad y la cobardía. Y este declive de la valentía es acentuado irónicamente por las explosiones ocasionales de cólera e inflexibilidad de parte de los mismos funcionarios cuando tienen que tratar con gobiernos débiles, con países que carecen de respaldo, o con corrientes desacreditadas, claramente incapaces de ofrecer resistencia alguna. Pero quedan mudos y paralizados cuando tienen que vérselas con gobiernos poderosos y fuerzas amenazadoras, con agresores y con terroristas internacionales.
¿Habrá que señalar que, desde la más remota antigüedad, la pérdida de coraje ha sido considerada siempre como el principio del fin?

Descanse en paz, Aleksandr Isáyevich Solzhenitsyn

Comentarios

Ivan Denisovich 25 agosto 2008 - 20:27

El discurso de Harvard pudo haberse pronunciado igualmente este mes de agosto, tras asistir al espectáculo de las democracias asistiendo sin inmutarse a la apología del estado deportivo-policiaco, como ya hicieron en los Juegos de Berlín de 1936.
No hemos avanzado ni un paso. Y no será porque no conozcamos cuales son los próximos…

Jose Gil-Fortoul R. 26 agosto 2008 - 02:32

Definitivamente la perdida del coraje en las sociedades occidentales, desnudadas por Solzhenitsyn en su discurso en Harvard, no fue mas que el anuncio del declive de esta sociedad, que al creerse perfecta, degenera en la falta de autocritica. Por ello es impresindible buscar vias alternas, gobiernos y naciones con voluntad de rescatar los valores naturales del hombre basados en la lealtad, honestidad, confianza y solidaridad. Entender que el dinero y las doctrinas no son los dioses que imparten normas de comportamiento humano, mas si el respeto por las individualidades que a su vez generan acciones de masas, pues se convierten en un buen ejemplo a seguir, sin perder el coraje y la iniciativa individual del ser humano.
Hallemos pues un nuevo renacimiento o llamemoslo el “neo- nacimiento” del individuo, de los valores y compartamientos humanos para lograr el rescate de la conciencia individual.

Lvov Rurik 25 febrero 2010 - 02:19

Creo que es uno de los mas grandes del siglo XX,supera por mucho a pseudointelectuales como Derrida,Foucalt,Sartre,esos capriochosos niños mimados que se quejan del “capitalismo inhumano” y prefieren “un sistema ya no estalinista ni sovietico,sino maoista(peor!)”.
Los intlectuales de occidente(si es que merecen llamarse así) se pasaron meido siglo criticndo al fascismo(y que bueno que lo hagan)haciendo la vista gorda a Stalin,Mao,Fidel,etc.Mientras mas totalitario,mas agradaba.
Stalin era muy popular en los años 30 y 40,y no vengan con que no se sabian los crimenes en esos años.Trotsky,tambien un criminal comunista,que se “blanqueo”al ser perseguido por Stalin,era una muestra visible del sangriento regimen.Su horrible muerte…..
Todo se justificaba por la “necesidad histórica”.
Y cuando la URSS bajo un poco el nivel de represion en la era de Jruschov,y surgio de la nada un tal Mao Zedong,en masa lo apoyaron,siendo que el cometio un genocidio superior al de Lenin y Stalin y Hitler junto(se estiman sobre 100 millones de muertos en China).
Es cierto que el colonialismo produjo muchos millones de muertos,pero no fue una intencion genocida comparable con la de Mao y sus “aanticolonialistas”:

Solzhenitsyn,una excepción,no solo denunció el comunismo,sino tambien los vicios y falencias de occidente.No era fascista como algunos dicen,sino un nacinalista cultural(nada que ver con Zhirinovsky).Su discurso de Harvard es una joya,muy cierto,y para colmo de males,no se ha mejorado,estamos peor.
El Estado de Bienestar ha calado hondo en Europa y la ha corrompido,solo hay derechos,no deberes,todo esta permitido.

Horacio Andrade Aguilante 13 noviembre 2014 - 16:07

Siempre me han gustado los autores rusos, Dostoyevski, un Vladimir Soloviev y Solzhenitsyn, ciertamente a las personas de valor, en el pleno sentido de la palabra, se los trata de aislar, son molestos a muchos intereses de los adocenados, los cuales suelen ser inconfesables, su postura me recuerda la del Bautista quien reprendía a Herodes lo ilícito de tener a la mujer de su hermano….Pasa el tiempo y si bien a nuestro querido autor no le cortaron la cabeza, en Ocidente pocos lo han tomado en serio, fue uno de esos hombres que nos hacen falta hoy, un verdadero intelectual que es fiel a la verdad, que está dispuesto a sacrificar algo más que una adversa crítica, en fin con tanto intelectual comprometido repito nos faltan intelectuales comprometidos con la verdad, que no hagan campaña para ganarse un premio (nuestro autor no hizo lobby ni fue a recibirlo en 1970 por temor a no volver a su patria), y fue como se refirió crítico con aquellos que pretendían justificar las atrocidades de un régimen del terror en miras de un fin superior (matando a millones de seres humanos?), como asimismo criticando el culto al becerro de oro, tan propio de los países desarrollados o “ricos” materialmente, pero cada vez más empobrecidos en lo espiritual, si Solzhenitsyn nos haces falta, creo que cada uno debe seguir su ejemplo, seguro que con tan sólo un poco de valentía puede hacerse la gran diferencia entre seguir en la inercia o cambiar para mejor lo que está podrido no tan sólo en nuestra sociedad sino fundamentalmente en nosotros mismos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar