22
oct

Fracaso

Escrito el 22 octubre 2009 por Luis Leis en General

 

 

No te lo vas a creer: si España tuviera familias con el nivel cultural de Finlandia,  España pasaría -sin modificar nuestro sistema- del puesto 24º al 9º del ranking PISA de excelencia educativa. Si España tuviera los centros educativos finlandeses (sin alterar el nivel de formación de nuestra sociedad), nos mantendríamos en el mismo puesto 24º.

Finlandia, como sabes, “arrasa” en el informe PISA( http://es.wikipedia.org/wiki/Informe_PISA ) y en la mayoría de los “ranking” que evalúan los sistemas educativos.

Es una de las principales conclusiones del Informe de la Inclusión Social en España 2009.

http://discoverynet.es/informe_inclusio/informe2009_castella.pdf

En la página 219 está el gráfico referido a resultados en matemáticas.

El informe es un “ladrillo” con conclusiones demoledoras.

 En lo educativo es rompedor y “descorazonador”. En líneas generales, todo apunta a que el sistema educativo influye  mucho menos de lo que pensamos en el fracaso escolar y en el nivel formativo de nuestra población.

Ser niño (y no niña) en nuestro país incrementa en un 16% las probabilidades de fracaso escolar.

Vivir en un hogar con un solo progenitor supone un 86% más de probabilidades de abandono escolar que vivir en un hogar con padre y madre.

Si eres hijo de padres con educación básica multiplicas ¡por 10! tu riesgo de fracaso escolar frente al que tienen los hijos de universitarios.

El tipo de centro (privado, concertado, público) o el número de alumnos, influyen poco en el resultado que se alcanza. Parece que las circunstancias familiares y personales de las personas que se matriculan en determinados centros, es lo realmente determinante de su éxito.

O sea, que Harvard no forma presidentes de USA, sino que los probables presidentes van a Harvard.

Si todos los padres de los alumnos del más exclusivo colegio inglés decidiesen trasladar a sus hijos a la peor escuela de Londres, es probable que el nivel educativo que alcanzasen sus hijos no variase sensiblemente.

Es desconcertante. No sé si es cierto. El informe referido puede errar, lógicamente. Pero, si es exacto, el panorama es desalentador. Y aunque no sea  exacto en sus magnitudes, al menos es una perspectiva a tener en cuenta.

Ahí estamos: arremetiendo contra las leyes y planes de educación, contra los políticos, contra los profesores, colegios y libros de texto. Y resulta que lo determinante son fundamentalmente las circunstancias extraescolares, la composición de la familia, el nivel formativo de los progenitores y el sexo del alumno.

Nuestros desastrosos resultados en el informe PISA, no son culpa del PSOE, ni del PP… al menos no de la política educativa del PSOE o del PP.

Nos sacrificamos en lo que haga falta para que nuestros hijos no fracasen en la escuela, pero hubiera sido más determinante el sacrificarnos para haber alcanzado nosotros mismos un nivel educativo superior.

Nos empeñamos en que el divorcio de los padres no afecte a los estudios de los hijos, y resulta que sólo porque los padres se separen el riesgo de abandono escolar casi se duplica.

Ni LOE, ni LOGSE, ni LOCE, ni “leches”… tenemos que mantener unos doscientos años de formación educativa continuada para alcanzar los niveles educativos de los países que utilizamos como paradigmas.

El título se refería al fracaso escolar, pero se ha quedado en fracaso, “a secas”, porque tal vez lo que fracase sea el planteamiento del sistema educativo, o incluso los analistas que estudian las causas del fracaso escolar.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*