17
dic

Imbécil (Adj. Alelado, escaso de razón).

Escrito el 17 diciembre 2009 por Luis Leis en General

Transcribo uno de los últimos comentarios que he recibido de un “post” mío.

Literalmente:

“Pero es mentira que nos visiten los extraterrestres.” Es decir, así lo has establecido tú, por tanto, como ombligo del mundo que eres, no existen, no es verdad, sólo porque lo dices tú.

Es decir que los 15 o 20 países –incluidas las principales potencias del mundo– que hasn estudiado y siguen estudiadno el fenomeno ovni durante decads enteras, son unos tarados que no descubrieron que en diez lineas se podia establecer la no existencia de los ovnis. Seria bueno que pases por una bicicleteria para que te inflen un poco el cerebro, porque realmente lo tienes muy pequeño. Ah, y no eres el centro del mundo, imbecil.”

El post al que se refiere mi lector es:

http://cervello.blogs.ie.edu/2009/11/no-nos-visitan-extraterrestres-no-se-si-el-hombre-ha-llegado-a-la-luna-y%e2%80%a6-las-modificaciones-fiscales-para-el-2010.html

Lo tuve que releer por si había algo (el tono, una frase, un link…) que yo había incluido sin intención. Nada.

Debo aclararos que cuando nos comunican un comentario, se nos abren diversas opciones: eliminar (el comentario), modificar, contestar

También debo aclarar que la plataforma nos facilita más información del origen del comentario que la que aparece publicada.

Ni la información me resultó aclaratoria, ni la solución de eliminar el mensaje, -o modificarlo-, me pareció conveniente.

Me planteé si el autor podría ser una persona a la que el artículo le afectase particularmente, de alguna manera. Incluso si pudiera ser un extraterrestre en sí mismo, ofendido por mi “negacionismo”. Lo descarté.

Me intriga qué tipo de razonamiento puede seguir a la lectura de mis líneas para reaccionar con esa virulencia. Me preocupa que no se aprecie ninguna ironía en ellas. Me agobia esa dialéctica agresiva que cierra cualquier posibilidad de debate…

Busqué en el Diccionario de la Real Academia el término “imbécil” (me parece lo más llamativo del comentario) y descubrí que en su acepción académica no es tan fuerte como podría pensarse: “Alelado. Escaso de razón”. Me quedé con esa acepción, para “quitarle hierro” al asunto… buscando una interpretación mínimamente benévola.

En su día contesté con forzada delicadeza a su comentario. Nunca más he sabido de mi lector, hasta hoy.

Y hoy, que no sabía a qué dedicar este espacio, -y que estamos en una semana de agresiones, insultos, responsabilidad versus libertad de expresión, etc., etc.-  me he considerado legitimado para utilizar su comentario como excusa para rellenarlo.

También pensé en dedicar el post al frío. Igual hubiera sido más interesante, pero ya, llegados a este punto, lo dejamos como está.

Comentarios

Alberto Vicente-Gella 18 diciembre 2009 - 10:22

Yo creo Luis, que deberíamos aprender a reírnos un poco de nosotros mismos y no tomarnos la vida tan en serio (como dicen, creo, Les Luthiers “al final no vamos a salir vivos de ella”). Esa combinación de ingredientes restaría virulencia a la actual convivencia.

Y por cierto jejeje, los extraterrestres nos visitan todos los días, no hay más que poner la T.v,

Un afectuoso saludo.

María Ordóñez 23 diciembre 2009 - 12:57

Simplemente comentaré lo siguiente:

“Los hombres que alaban siempre son o simples o bajos; los que no alaban nunca son o imbéciles o envidiosos”. – Jaime Balmes

¿Quién es el imbécil ahora?

Dejar un Comentario

*