1
sep

En la entrada en vigor de Ley de Sociedades de Capital

Escrito el 1 septiembre 2010 por Teresa Martín en Derecho y RSC, General

Hoy, 1 de septiembre de 2010, entra en vigor el nuevo Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio y publicado en el BOE del 3 de julio de 2010.

A mi juicio, la mejor aportación de esta norma es la clara extensión a los administradores de sociedades limitadas de los deberes de administración diligente que ya venían imponiendo a los administradores de sociedades anónimas los artículos 127 bis (deberes de fidelidad), 127 ter (deberes de lealtad) y 127 quáter (deber de secreto). Estos artículos se incorporaron a la Ley de Sociedades Anónimas ahora derogada en virtud de la Ley 26/2003, de 17 de julio, dictada con el con el fin de reforzar la transparencia de las sociedades anónimas cotizadas.

Con el nuevo Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital ya queda claro que las obligaciones de buena y recta administración son iguales para todos los que administran sociedades limitadas, anónimas o comanditarias por acciones, y son las siguientes:

Artículo 225. Deber de diligente administración.

1. Los administradores desempeñarán su cargo con la diligencia de un ordenado empresario.

2. Cada uno de los administradores deberá informarse diligentemente de la marcha de la sociedad.

Artículo 226. Deber de lealtad.

Los administradores desempeñaran su cargo como un representante leal en defensa del interés social, entendido como interés de la sociedad, y cumplirán los deberes impuestos por las leyes y los estatutos.

Artículo 227. Prohibición de utilizar el nombre de la sociedad y de invocar la condición de administrador.

Los administradores no podrán utilizar el nombre de la sociedad ni invocar su condición de administradores de la misma para la realización de operaciones por cuenta propia o de personas a ellos vinculadas.

Artículo 228. Prohibición de aprovechar oportunidades de negocio.

Ningún administrador podrá realizar, en beneficio propio o de personas a él vinculadas, inversiones o cualesquiera operaciones ligadas a los bienes de la sociedad, de las que haya tenido conocimiento con ocasión del ejercicio del cargo, cuando la inversión o la operación hubiera sido ofrecida a la sociedad o la sociedad tuviera interés en ella, siempre que la sociedad no haya desestimado dicha inversión u operación sin mediar influencia del administrador.

Artículo 229. Situaciones de conflicto de intereses.

1. Los administradores deberán comunicar al consejo de administración y, en su defecto, a los otros administradores o, en caso de administrador único, a la junta general cualquier situación de conflicto, directo o indirecto, que pudieran tener con el interés de la sociedad.

El administrador afectado se abstendrá de intervenir en los acuerdos o decisiones relativos a la operación a que el conflicto se refiera.

2. Los administradores deberán, asimismo, comunicar la participación directa o indirecta que, tanto ellos como las personas vinculadas a que se refiere el artículo 231, tuvieran en el capital de una sociedad con el mismo, análogo o complementario género de actividad al que constituya el objeto social, y comunicarán igualmente los cargos o las funciones que en ella ejerzan.

3. Las situaciones de conflicto de intereses previstas en los apartados anteriores serán objeto de información en la memoria.

Artículo 230. Prohibición de competencia.

1. Los administradores no podrán dedicarse, por cuenta propia o ajena, al mismo, análogo o complementario género de actividad que constituya el objeto social, salvo autorización expresa de la sociedad, mediante acuerdo de la junta general, a cuyo efecto deberán realizar la comunicación prevista en el artículo anterior.

2. En la sociedad de responsabilidad limitada cualquier socio podrá solicitar del juez de lo mercantil del domicilio social el cese del administrador que haya infringido la prohibición anterior.

3. En la sociedad anónima, a petición de cualquier accionista, la junta general resolverá sobre el cese de los administradores que lo fueren de otra sociedad competidora.

Artículo 231. Personas vinculadas a los administradores.

1. A efectos de los artículos anteriores, tendrán la consideración de personas vinculadas a los administradores:

  1. El cónyuge del administrador o las personas con análoga relación de afectividad.
  2. Los ascendientes, descendientes y hermanos del administrador o del cónyuge del administrador.
  3. Los cónyuges de los ascendientes, de los descendientes y de los hermanos del administrador.
  4. Las sociedades en las que el administrador, por sí o por persona interpuesta, se encuentre en alguna de las situaciones contempladas en el apartado primero del artículo 42 del Código de Comercio.

2. Respecto del administrador persona jurídica, se entenderán que son personas vinculadas las siguientes:

  1. Los socios que se encuentren, respecto del administrador persona jurídica, en alguna de las situaciones contempladas en el apartado primero del artículo 42 del Código de Comercio.
  2. Los administradores, de derecho o de hecho, los liquidadores, y los apoderados con poderes generales del administrador persona jurídica.
  3. Las sociedades que formen parte del mismo grupo y sus socios.
  4. Las personas que respecto del representante del administrador persona jurídica tengan la consideración de personas vinculadas a los administradores de conformidad con lo que se establece en el párrafo anterior.

Artículo 232. Deber de secreto.

1. Los administradores, aun después de cesar en sus funciones, deberán guardar secreto de las informaciones de carácter confidencial, estando obligados a guardar reserva de las informaciones, datos, informes o antecedentes que conozcan como consecuencia del ejercicio del cargo, sin que las mismas puedan ser comunicadas a terceros o ser objeto de divulgación cuando pudiera tener consecuencias perjudiciales para el interés social.

2. Se exceptúan del deber a que se refiere el apartado anterior los supuestos en que las leyes permitan su comunicación o divulgación a tercero o que, en su caso, sean requeridos o hayan de remitir a las respectivas autoridades de supervisión, en cuyo caso la cesión de información deberá ajustarse a lo dispuesto por las leyes.

3. Cuando el administrador sea persona jurídica, el deber de secreto recaerá sobre el representante de ésta, sin perjuicio del cumplimiento de la obligación que tengan de informar a aquélla.

Por identidad de razón, lógico es que se rijan por las mismas normas quienes tienen responsabilidades tan similares. Debemos, por tanto, dar la bienvenida a esta unificación del régimen de deberes societarios de los administradores.

Comentarios

tirage voyance gratuit 10 agosto 2013 - 09:26

tirage voyance gratuit…

En la entrada en vigor de Ley de Sociedades de Capital | Cátedra José María Cervelló…

voyance par chat gratuit en ligne 10 agosto 2013 - 17:50

voyance par chat gratuit en ligne…

En la entrada en vigor de Ley de Sociedades de Capital | Cátedra José María Cervelló…

voyance gratuite immediate sans attente…

En la entrada en vigor de Ley de Sociedades de Capital | Cátedra José María Cervelló…

chat voyance en direct gratuit 11 agosto 2013 - 12:59

chat voyance en direct gratuit…

En la entrada en vigor de Ley de Sociedades de Capital | Cátedra José María Cervelló…

voyance gratuite couple 11 agosto 2013 - 18:25

voyance gratuite couple…

En la entrada en vigor de Ley de Sociedades de Capital | Cátedra José María Cervelló…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar