27
dic

Los patasblancas no… lagartos, burros y gorilas sí

Escrito el 27 diciembre 2010 por Pilar Galeote en Cultura, General

Esta mañana he leido perpleja una nueva notica que afecta muy negatívamente a la fiesta nacional.

Desde hace ya unos meses venimos asistiendo a diferentes afrentas al mundo taurino, tan arraigado en España y tan querido por mucho de nosotros. Si bien está relacinado, no es éste el tema concreto de mi post. Desde aquí, desde estas líneas, quiero dar ánimos y decir un adión. Ánimos al colectivo de ganaderos españoles que hoy lamentan, seguro, que uno de los ganaderos españoles, Sánchez-Cobaleda, haya tenido que doblegar y terminar quemando, hace unas semanas a su ganado, en concreto a sus Patasblancas, como conocemos los aficionados a esos toros tan peculiares y con tanta tradición en el ámbito bravo.

Los patasblancas son unos de los astados peferidos por el aficionado y por el matador. toro bravo con gran caja y cara, muy ofensivo y que, si se le sabe manejar, deja los momentos más inegfables que puede sentir un aficionado por el mundo del toro. Los patasbancas eran los preferiods por Bienvenida, Litri, Manolete… Pero ¿por qué ahora desaparecen? Porque ahora el arte ha dejado paso al negocio y… a la política, no se nos olvide. Problemas como el vivido en el parlamento catalán en relación con la prohibición de lidiar corridas de toros en esa comunidad, tan aficionada y entendida de toros, no tiene otro sentido que politizar un arte, una tradición que defendemos muchos, como defendemos que existan otros muchos a los que no les guste y que no quieran ir a verlos… Pero no hay por qué prohibirlo…Ni denegar todo tipo de ayudas al ganado, como lo que les ha pasado a los patasblancas, que se han quedado sin apoyo y condenados a que sus propietarios se vean oblgados a sacrificarlos… Motivos alegados: controles  sanitarios, y otros administrativos insoportables para estos astados.

Por tanto, desde aquí mi agradecimiento y ánimos a los ganaderos, tan sacrificados, ttan poco comprendidos y que se juegan tanto… Por dinero, claro, como cualquier otro negocio, pero también por salvar una tradición de nuestra España que no se trata de imponer a nadie pero sí de conservar… Solo pueden entender esto quienes hayan sentido un pellizco indescriptible en el estómago con una media verónica o unas chicuelinas o un desprecio de Morante, por ejemplo, arte puro indescriptible… Al igual que personalmente me siento incapaz de entender algunas performances de Abramovich -en breve en el Real, aviso para quienes les guste; estuve en el MoMa viendo algunas horas de esas 700 que pasó mirando a un punto y no llego a entenderlo-, no dejo de reconocer que es arte porque muchos “sienten” al verla.

Adiós a los patasblancas, bravura española, a los que os han tenido que sacrificar ante la imposibilidad de presentaros a los festejos porque muchos no han entendido qué es un toro de lidia… si no se lidia…

Y mientras tanto, eso sí, damos ayudas a lagartos, burros y gorilas… ¿¿…??

Comentarios

José Antonio Iglesias 11 enero 2011 - 13:22

Como bien dices, solo los que llevamos el toro y el campo charro en la sangre sabemos bien lo que es esta pérdida, un encaste centenario, salmantino, castellano, español… algo muy nuestro. Hoy perdemos todos los salmantinos algo nuestro. El toro es algo que siempre ha identificado e identifica a Salamanca y a los que somos de allí, y, aunque les pese a algunos, será algo que siempre nos seguirá identificando.

Leopoldo Reaño 17 enero 2011 - 17:01

Yo no soy un gran entendido de los toros y por tanto me pierdo con lo de los patasblancas. Sin embargo, es verdad que desde hace mucho tiempo incluso en las ferias más importantes como San Isidro (la que más sigo) o la Feria de Sevilla, los toreros mejor considerados nunca “se atreven” con las ganaderías de toros más bravos. Eso me parece triste y perjudica claramente al espectáculo.

No solo es que se haya politizado, es que en el mundo de los toros hay una demagogia espectacular. No voy a entrar en los debates del sufrimiento de los toros o si es de derechas, de izquierdas o de centro porque son de sobra conocidos. Sin embargo hay una cosa que me parece curiosa, la demagogía con el toreo ya se puede equiparar a la de la energía nuclear. Llevamos décadas sin aumentar nuestra capacidad nuclear porque es peligrosa y se la compramos a Francia mucho más cara y la elabora en centrales que algunas están en el sur con lo que un accidente nos afectaría de lleno.

Ahora cuando un catalán quiere ver los toros tiene que ir al sur de Francia a verlos, como cuando necesita energía o como cuando en la dictadura quería ver cine censurado. Esta reflexión debería darnos mucho que pensar.

Pdt: Recomiendo un libro que me estoy leyendo que se llama: Como ver una corrida de toros, Jose Antonio del Moral. Para los que no somos muy entendidos está muy bien escrita.

Natalia Briones Beneit 18 enero 2011 - 11:49

Me declaro “pro taurina”, además, por arraigo familiar. Se me ocurre que lo que está pasando con las corridas de toros y todo lo relacionado con ellas, es un poco similar a lo que está pasando con el tabaco (con la diferencia, entre otras, de que lo primero es una tradición y lo segundo proporciona un importante lucro al Estado). Tanto el tabaco como los toros sufren de la demagogia política que por desgracia cada día es más habitual en este país. La consigna es “ni contigo ni sin ti”. Confío y espero en que no se siga la estela del Gobierno catalán y no lleguen a prohibir los toros en todo el país, pero, mientras tanto, la presión del debate político que también se ha trasladado a la calle, la supresión de ayudas y, en general, todas las trabas impuestas al sector, pueden llegar a complicar la cosa. Y prueba de ello es lo que ha ocurrido con los patasblancas. Es cierto que es difícil ver buenos toros en las plazas y muchas de las corridas de San Isidro son bastante decepcionantes (quizás habría que hablar también de los toreros de hoy en día, salvo contadas excepciones), pero “la fiesta” sigue teniendo algo especial y único que debería permanecer y no sucumbir a las políticas progresistas de turno.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar