7
feb

Ahora es el “tipex”…

Escrito el 7 febrero 2011 por Pilar Galeote en Derecho y RSC

Cuando parecía que íbamos a saber la verdadera participación de ACS en Iberdorla, a raíz del caso Natixix, resulta que, como de pequeños, el “tipex”, lo echa todo a perder… Prometí en este blog que iríamos dando cuenta de este “culebrón económico financiero” y así será.

Esta semana ACS debía enviar, al órgano judicial competente, una copia del contrato de derivados firmado con Natixis. Pues bien, la constructora ha enviado copia, no original, del referido acuerdo y determinados puntos aparecen ocultados con “tipex”. Para Iberdrola es necesario conocer el contenido de esos pactos en la medida que desea conocer la participación en su capital de la constructora, lo que le permitirá llegar a una conclusión sobre la valoración de la misma en sus cuentas; actuación necesaria para el procedimiento de impugnación de cuentas iniciado por la eléctrica frente a ACS.

La eléctrica ha solicitado de nuevo al juez que se exija esta información para completar la remitida, pues necesita conocer además si existen pactos parasociales entre la constructora y Natixis que impliquen una mayor influencia en la participada. Por parte de los abogados de la constructora el argumento es que el contrato de derivados está sujeto a la legislación irlandesa, que permite la no remisión del original ni su completa información.

Y me pregunto yo, ¿este argumento es consistente? ¿El hecho de que un contrato esté sometido a una jurisdicción en la que se someten determinados puntos a confidencialidad, puede impedir a un juez conocer de ese documento? Ojo, que ya no digo a las partes enfrentadas… ¿Es que no existen excepciones a esa confidencialidad? Seguiremos con los sucesivos capítulos… Mientras, como siempre, encantada de recibir vuestras opiniones…

Comentarios

Natalia Briones 7 febrero 2011 - 17:28

Por lo que he leído, parece ser que en el contrato de derivados firmado entre ACS y Natixis existe una claúsula que establece que solo los firmantes tienen derechos sobre el contenido del acuerdo, y no cualquier otro agente. Pero efectivamente Pilar, ¿un juez es cualquier otro agente? Además, uno de los principales argumentos de Natixis para no exhibir el contrato es que no es parte del mismo, sino que fue firmado por una filial suya sujeta al ordenamiento irlandés, tal y como has comentado. Parece que el “manchón de tipex” ha ido a parar fundamentalmente a los datos sobre el precio de compra, que es justo lo que sospecha Iberdrola, que Natixis haya recibido una prima por parte de ACS.

Aplicando la lógica a la actuación de ACS, si de verdad no existe un pacto parasocial oculto entre la constructora y el banco, ¿por qué tachar datos y lanzar este órdago al juez? Iberdrola alega que necesita conocer la identidad de sus accionistas y ACS le acusa de querer acceder a información confidencial. Y yo me pregunto, ¿donde queda el principio de transparencia? La constructora no parece que esté siendo del todo transparente en este asunto… Habrá que ver qué medida adopta el juez ahora.

Anónimo 13 febrero 2011 - 19:12

Por mucho que esté sujeto a legislación irlandesa o cualquiera otra, si tiene repercusiones en un asunto dle que sea competente un juez español, a mi entender, este documento debería ser entregado siempre. Si se queda al margen y el juez no pudiese conocerlo me parece que se abriría una puerta muy peligrosa a fraudes de todo tipo. Igual me equivoco pero el argumento lo veo muy poco sólido.

Por otro lado, esta noticia me ha servido para saber que no solo el exministro Caldera es aficionado a poner tippex a los documentos importantes…

Leopoldo Reaño 13 febrero 2011 - 19:38

El comentario anterior era mío, me acabo de dar cuenta que no lo he firmado.

Un saludo

Vanessa Cezón 21 febrero 2011 - 18:40

¡Estoy con Leopoldo y Natalia! Se trata de una clara maniobra de dilación que, sin embargo, hace más sospechosa aún la postura de ACS…si no hay nada que ocultar, ¿a qué viene el tipex? y, más aún, ¿tipex en los datos fundamentales? entre eso y no entragar nada…
Ahora nos toca esperar al siguiente paso y ver la reacción judicial a esa “provocación”.
Esperamos el siguiente capítulo, Pilar.

Dejar un Comentario

*