6
oct

Steve Jobs: La decisión de Joanne (y Abdulfattah)

Escrito el 6 octubre 2011 por Juan Carlos Olarra en General

En el discurso de graduación de la Universidad de Stanford que ya se ha convertido en un clásico, el fundador de Apple, NeXT y Pixar contaba a los graduandos tres historias sencillas y personales, todas ellas autobiográficas y por tanto trufadas de experiencias y vivencias personales, utilizándolas a modo de parábolas para expresar varios mensajes fundamentales que transmitir a al público que abarrotaba el auditorio al aire libre.

La primera historia se refería a la conexión o unión de los puntos y permitía alcanzar a Jobs la conclusión de que los puntos deben siempre conectarse hacia atrás, hacia el pasado, no hacia el futuro. Para ilustrar dicho planteamiento Jobs contaba la propia historia de su vida, nacimiento, entrega en adopción, fugaz experiencia universitaria (oficial y extraoficial), fundación de Apple y salida de dicha compañía. Tras analizar dichos acontecimientos de forma retrospectiva, Jobs unía los puntos y concluía que muchos de los fracasos del pasado fueron el germen de los éxitos del futuro y que algunas decisiones, aparentemente casuales o menores, tuvieron una influencia determinante en lo que luego fue el centro de su experiencia vital.

Escuchando hoy de nuevo el discurso (lo tenía desde hace años en mi carpeta de favoritos), en el día en que Jobs ha enfrentado la muerte, cuyo carácter inexorable según él mismo decía era una de las cosas mejores de la vida, no me ha sido posible evitar pensar en el punto opuesto de su trayectoria vital, en su nacimiento. Y analizando dicho acontecimiento con la técnica retrospectiva que el propio SJ recomendaba, no podemos por menos que aplaudir la decisión que en su día tomaron Joanne y Abdulfattah, los jóvenes universitarios padres biológicos de Jobs. En términos asépticos actuales el futuro fundador de Apple era lo que se llama un embarazo no deseado. Corría el año 1955 y faltaban casi dos décadas para que Roe vs Wade estableciera la constitucionalidad del aborto en los Estados Unidos e incluso una década para las leyes despenalizadoras de determinados supuestos en el estado de California. En cualquier caso, aunque ilegal y peligrosa, la opción del aborto existía en esos momentos en el país norteamericano. Desconocemos si los padres biológicos de Jobs la descartaron precisamente por los riesgos de toda índole derivados de la clandestinidad o por convicciones personales de otra naturaleza.

Lo que sí que es cierto es que la decisión de Joanne y de Abdulfattah (que posteriormente se casaron y tuvieron una hija) permitió al mundo disfrutar del talento y la personalidad creativa de un hombre al que Steven Spielberg, esta vez sin un ápice de fantasía, comparaba hoy con Thomas A. Edison.

Descanse en paz, Steve P. Jobs

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar