13
nov

Cultura y mecenazgo: un nuevo modelo

Escrito el 13 noviembre 2011 por Pilar Galeote en Cultura, Derecho y RSC, General

Se acerca el 20N y, desde todos los sectores, se reclaman diferentes modelos o se dan argumentos reforzando los existentes. La cultura no es ajena a esta influencia y, estos días, se encuentran diferentes foros sobre la necesidad de un nuevo modelo en materia de mecenazgo: parece obvio. En otros países europeos, sobre todos los de influencia anglosajona, el modelo es bien diferente al existente en España.En mi opinión, el mecenazgo no debe ser una cuestión meramente de derecho positivo. El mecenazgo debe ser una motivación general que guie el modelo cultural. Y que lo guie, no hacia el cumplimiento de requisitos para obtener una subvención, sino a la realizacion de múltiples actividades que, por eficientes, tengan determinadas desgravaciones, elevadas, tanto para personas físicas como juridicas. Solo así se propiciará que más personas y entidades hagan este tipo de actividades y animo a que se dote de la infraestructura necesaria para poner en contacto a mecen con artistas, emprendedores, científicos… Porque el nuevo modelo de mecenazgo debe ocuparse no solo de la cultura sino también del emprendedurismo, la ciencia, la innovación en sus diferentes ámbitos.

Personalmente, creo, que es necesario un nuevo marco jurídico que articule todo este entremado de sujetos y actividades. Parece clara la necesidad de una nueva ley de mecenazgo. Nueva ley que garantice la creación de un nuevo modelo que, en vez de languidecer y sobreproteger a sectores acabados con obras verdaderamente deficientes, se dedique a promover un tejido industrial, animado por la competitividad y que no solo obtenga desgravaciones en los momentos iniciales sino tambien en momentos de desarrollo. Con el nuevo modelo, el artista, el cientifico, el emprendedor etc. estará enormente intersado en hacer el trabajo d eforma excelente para obtener la suculenta desgravación. Sobre esto habrá quienes piensen que , en un momento de crisis como el actual, esto supone una renuncia importante de ingresos. Es verdad, pero tambien lo es que en plazo de tiempo no muy largo las subvenciones “perdidas” (fijémonos en el cine, por ejemplo) se reducirán drásticamente y, además, los puestos de trabajo aumentarán y los ingresos por el trabajo bien hehco también.

Comentarios

Leopoldo Reaño 14 noviembre 2011 - 20:49

Es muy interesante el tema que abordas en el post de hoy, sin embargo creo que el trasfondo de tu comentario es mucho más complejo que la adopción de una simple ley, se trata de un tema de conciencia social. En España hemos desarrollado un estado paternalista que tiene que proveer y durante mucho tiempo se ha desincentivado e incluso penalizado la creación (ya sea artística, empresarial o de cualquier tipo).
Dentro de ese estado paternalista se han gastado miles de millones en proyectos culturales de escaso o nulo valor y no se ha apoyado otros que si lo tienen. Una excepción en la práctica de las adminsitraciones ha sido el plan ADO, a mi modo de ver un ejemplo a seguir, ahí los deportistas consiguen la ayuda a posterior, cuando ya se han esforzado y han luchado por lo que realmente quieren, ese es el sistema que creo que tu aludes y que considero que habría que extrapolar a toda la sociedad.
Pero como te decía al principio, no se trata de una ley o de una medida concreta, sino que hay que empezar por cambiar la mentalidad de la gente y eso se consigue en la educación. Una vez estaba en una charla de Xavier Sala i Martí, que es profesor de Harvard y de la Universidad Pompeu Fabra y comentaba que al empezar el curso siempre hacía una encuesta entre sus alumnos y era ¿Que quieres ser en el futuro? Y los resultados eran que mientras en Harvard un elevado porcentaje aspiraba a crear su propia empresa si es que no la había creado ya y en cambio en Barcelona, el 90% aspiraban a ser o funcionarios o trabajadores de La Caixa.

Juan José Blanco http://www.accionlegal.net 3 enero 2012 - 12:08

Estoy plenamente de acuerdo con ambos comentarios. Creo que en este pais muchos gobiernos han entendido la producción cultural como un arma política para mediatizar a la ciudadanía. Sólo con ver la mayor parte de nuestras producciones cinematográficas se puede llegar a esa lamentable conclusión. Si no existe una sociedad civil fuerte que oponer al poder político es, sencillamente, porque eso no interesa al poder político y tampoco, tristemente, parece preocupar a la sociedad civil.

Armando Torres www.trabajosinternet.com 7 enero 2012 - 04:40

De hecho, el fomento a un nuevo modelo de apoyo a la producción es una inversión, no sólo social y productiva sino estratégica.

Cuando se motiva a invertir en innovación se reconstruye el tejido roto por la dinámica de un mercado hambriento de destrucción y usura. Se abre la posibilidad a que nuevas energías se desarrollen donde no queda más que desolación.

Y ese mecenazgo no es más que la mejor de la opciones que ahora disponen los mercados temerosos de sí mismos. Porque quien disponga de un capital y crea que en la bolsa puede “jugar” lo que está haciendo es arriesgar a perder con grandes opciones de que acierte.

La otra forma de protegerse – no hacer nada – e ir a lo fijo tampoco beneficia a nadie porque todo empieza a carecer de valor y por tanto deja de producirlo; sin embargo, la vida sigue y en esa estrategia de todas maneras se pierde.

Además, como está demostrado, sólo en las novedades es donde se está realmente amasando las fortunas, sobre todo ahora en la era de Internet donde el trabajo no cesa.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar