16
mar

DOS SIGLOS DE LIBERTAD

Escrito el 16 marzo 2012 por Juan Carlos Olarra en General

En esta España contemporánea que jamás ensalza las más notables gestas de su Historia y más bien parece avergonzarse de ellas, no es de extrañar que una fecha tan significativa como la del próximo lunes 19 de marzo apenas haya despertado interés institucional ni público. Ahora que se cumplen dos siglos desde que la bella ciudad de Cádiz viera nacer la primera Constitución española (pionera a su vez en Europa), poco más de ello se sabrá que un par de conferencias y otros actos organizados con gran mérito por unos pocos entusiastas. Se me dirá que el texto original ha viajado a Cádiz para ser expuesto. Así lo vi, y me sorprendió saber que la escolta que llevaba semejante manuscrito de valor incalculable (aunque asegurado por solo 200.000 euros) era de seis policías, lo cual es notablemente menos que la de un equipo de fútbol o un cantante de moda…

Yo desde esta tribuna quiero rendir homenaje a nuestra vieja Carta Magna (tengo un ejemplar en mi mesa y en no pocas ocasiones lo utilizo para escritos judiciales), tributo que al tiempo me permite evocar la memoria de nuestro maestro JM Cervelló, otra joya jurídica que vino al mundo en la bella ciudad atlántica, símbolo perpetuo de la libertad.

Más que una glosa o un comentario, me permitiré reproducir unos pocos de sus muchos artículos:

Del preámbulo: Las Cortes generales y extraordinarias de la Nación española, bien convencidas, después del más detenido examen y madura deliberación, de que las antiguas leyes fundamentales de esta Monarquía, acompañadas de las oportunas providencias y precauciones, que aseguren de un modo estable y permanente su entero cumplimiento, podrán llenar debidamente el grande objeto de promover la gloria, la prosperidad y el bien de toda la Nación, decretan la siguiente Constitución política para el buen gobierno y recta administración del Estado.

Art. 2º.
La Nación española es libre e independiente, y no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona.

Art. 3º.
La soberanía reside esencialmente en la Nación, y por lo mismo pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales.

Art. 13.
El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen.

Art. 213.
Las Cortes señalarán al Rey la dotación anual de su casa, que sea correspondiente a la alta dignidad de su persona.

Art. 242.
La potestad de aplicar las leyes en las causas civiles y criminales pertenece exclusivamente a los Tribunales.

Art. 371.
Todos los españoles tienen libertad de escribir, imprimir y publicar sus ideas políticas sin necesidad de licencia, revisión o aprobación alguna anterior a la publicación, bajo las restricciones y responsabilidad que establezcan las leyes.

Como muestra, un botón…

¡Que viva la Pepa!

Comentarios

Juan José Blanco http://www.accionlegal.net 20 marzo 2012 - 10:45

A veces me parece sorprendente que en doscientos años las libertades hayan progesado tan poco. Y ello para el caso de que hayan progresado.

Dejar un Comentario

*