17
dic

Prestaciones accesorias: contenido

Escrito el 17 diciembre 2012 por Pilar Galeote en Derecho y RSC

Han sido muchas las veces que hemos discutido sobre este tema: ¿es inscribible una cláusula estaturaria en la que se establece una prestación accesoria por la que se obliga un socio a hacer una aportación de dinero a la sociedad para “atender necesidades coyunturales de tesorería durante el plazo de 10 años… y que no podrán exceder en conjunto… de la cuantía de treinta euros por participación…previa adopción del acuerdo de exigencia de la aportación por la Junta General”?

Según la RDGRN de 18 de junio de 2012, sí, en contra de lo que se había venido mantenido por algún registrador. Coincido con la DGRN en que este tipo de cláusulas, y más en la situación de crisis como la actual, son perfectamente posibles y seguras, desde un punto de vista jurídico, ya que no queda al mero arbitrio o juicio de la Junta General el cuándo, (en 10 años), la cuantía de la aportación, (máximo 30 euros), y la finalidad de la misma, (atender necesidades coyunturales de tesorería).

Consideramos ésta decisión plenamente aplicable también a SA, teniendo en cuenta la regulación actual del tema.

Comentarios

José Antonio Iglesias Puerto 17 diciembre 2012 - 13:02

También coincido con el criterio de la DGRN, pero hay una parte de la escritura que entiendo que puede plantear algunas dudas. Se señala en la escritura que las prestaciones accesorias serán obligatorias para los socios “previa adopción del acuerdo de exigencia por la junta general”. ¿Es contraria esta disposición de los estatutos al art. 1256 CC? ¿Deja el cumplimiento de la obligación al arbitrio de la Junta General?
La resolución indica que “por tanto, no queda al mero arbitrio de la junta general la oportunidad y la cuantía máxima de la prestación accesoria, sino que esta ha quedado delimitada en el tiempo, diez años, en su cuantía máxima, treinta euros, y en su finalidad, atender necesidades coyunturales de tesorería”.

La cuantía, el plazo y la finalidad hacen referencia a la la determinación o determinabilidad de la prestación (a la que también es de aplicación el art. 1256) o, en su caso, a la causa subjetiva de la misma, pero lo que no justifica la resolución es por qué dejar la exigencia de la prestación a la exclusiva voluntad de la Junta General no vulnera el mencionado art. 1256.

Podría entenderse que la determinación de la exigencia de las prestaciones está condicionada a las necesidades de tesorería, pero, aún así, esa determinación recaería exclusivamente en la junta general, al no establecerse (al menos no lo conocemos) criterios de determinación de las “necesidades coyunturales de tesorería” ( v.g. ¿las necesidades de tesorería incluyen sólo las de la actividad ordinaría que se está realizando hasta este momento o también a las posibles necesidades de un crecimiento de la actividad o de inversión en nuevos negocios?)

Con esto no quiero decir que la Resolución esté equivocada, al contrario, comparto la conclusión de la DGRN y entiendo que el cumplimiento del contrato no queda al arbitrio de una de las partes, pero la DGRN no justifica el por qué, y creo que en este caso es importante porque es la clave del fallo de la resolución y porque es una materia en la que entiendo que caben distintas opiniones.

Pilar Galeote 17 diciembre 2012 - 16:51

Mil gracias, José Antonio, por tu comentario. En circunstancias como la actual, pedir más requisitos puede ser perjudicial para la buena marcha de la compañía. No obstante, un informe de cash-flow, por ejemplo, sería suficiente para conseguir la finalidad que indicas y, desde luego, aportaría seguridad jurídica a esa decisión de la Junta… Creo que con eso podrían solventarse todos los problemas y, permíteme la expresión, sin llegar a ser tan puntillosos como otras ocasiones en las que las prestaciones accesorias resultaban más una carga que un beneficio para la sociedad.

Josu Ibarzabal 18 diciembre 2012 - 12:40

Entiendo que incluir en los Estatutos este tipo de prestaciones accesorias puede ser especialmente útil para expulsar a los socios que no quieran refinanciar a la Sociedad pero mi pregunta es…¿Podemos excluir a un socio que, por su situación económica (ej.: encontrarse en situacion de insolvencia acreditada), NO PUEDA cumplir con esos compromisos?

En este sentido, no podemos olvidar que el art. 350 LSC sólo permite excluir al socio que incumpla VOLUNTARIAMENTE la obligación de realizar prestaciones accesorias (salvo que los Estatutos prevean expresamente como causa de exclusión el incumplimiento “involuntario” ex. 351 LSC)…

Saludos.

Pilar Galeote 18 diciembre 2012 - 12:50

Josu, gracias por tu comentario! Mi opinión, como la tuya, y las útlimas sentencias del TS señalan que el incumlimiento ha de ser VOLUNTARIO!! Si no lo es, no podríamos excluir a ese socio que incumple porque no tiene esa capacidad financiera…

Álvaro Cadenas 18 diciembre 2012 - 14:20

Al hilo de lo expuesto por Josu y corroborado por Pilar, me surge una pregunta, ¿qué pasaría en el caso de que el incumplimiento no fuera voluntario, pero el socio actuara en una especie de dolo eventual, es decir, aceptando previamente que su actuación podría generar un incumplimiento de sus obligaciones para con la sociedad?

Álvaro

Pilar Galeote 18 diciembre 2012 - 15:29

Álvaro! Bienvenido al blog! Esperamos verte mucho por aquí! Respecto a lo que comentas, siempre que él, al menos sospechase que no podía cumplir, ya no se cumpliría la involuntariedad necesaria y, por tanto, a mi juicio operaría la exclusión.

José Antonio Iglesias Puerto 18 diciembre 2012 - 17:24

Muy buena pregunta, Alvaro. Hay que partir de que el el requisito de que el incumplimiento sea “voluntario” aparece en la LSC. El art. 98 y el art. 25. 2 de la LSRL determinaban la regla general de que el incumplimiento era causa de exclusión con la excepción de que la exclusión no podía producirse cuando la causa del incumplimiento fuera “involuntaria”.

A modo de sofisma: jurídicamente ¿es lo mismo que para que sea causa de exclusión “el incumplimiento sea voluntario” a que sólo cuando “el incumplimiento sea involuntario” no será causa de exclusión? ¿excluiría el concepto de “incumplimiento voluntario” (art. 350 LSC) el dolo eventual y lo incluiría el de “incumplimiento involuntario”(98 y 25.2 LSRL)?

Pilar Galeote 18 diciembre 2012 - 23:23

Vaya, vaya… Qué buen debate! Amigo José Antonio, en mi opinión, el dolo eventual está incluido en el incumplimiento voluntario claramente, atendiendo a la ratio de la ley. Si no fuera así, encontraríamos supuestos comunes de incumpliemiento de prestaciones accesorias sin que la exclusión, y, por tanto, la penalización del accionista fuera posible.

Pilar Galeote 18 diciembre 2012 - 23:27

Por cierto, para evitar todo este problema tan apasionante, debemos redactar una clausula estatutaria adecuada que fije claramente los supuestos de exclusión por incumplimiento de prestaciones accesorias!

José Antonio Iglesias Puerto 20 diciembre 2012 - 00:38

Reflexionando sobre los posts me surgían múltiples cuestiones sobre lo que podría variar este tema si la cláusula además se encontrará incluida en un pacto parasocial, lo que en principio sería muy probable ante la posibilidad de que la cláusula no fuera inscrita en el RM. Tengo claro que va a depender mucho de la redacción que demos al pacto parasocial, pero me parece una cuestión interesante al aplicarse distinta normativa a los estatutos sociales y al pacto parasocial (parto de que hemos establecido la primacía del pacto parasocial sobre los estatutos en caso de conflicto).

Pilar Galeote 20 diciembre 2012 - 10:04

Pero José Antonio, aún en pacto parasocial, la regulación en esta materia de la LSC ¿sería derecho necesario o no? Si consideramos que es derecho necesario, ni aún en pacto parasocial podríamos alterar eso… Adelanto que, a mi juicio, no lo sería y es un tema claro de derecho dispositivo regulable en pacto parasocial.

José Antonio Iglesias Puerto 20 diciembre 2012 - 10:50

Pilar, que el ei incumplimiento de las prestaciones accesorias tenga que ser o no voluntario para que sea causa de exclusión no es derecho necesario, se puede pactar en contrario. Al menos esa es mi opinión.

Pilar Galeote 20 diciembre 2012 - 10:53

Yo opino como tú, pero ése es el punto a dilucidar a la hora de plantearnos una alteración del régimen legal en estatutos. Por una vez, estamos de acuerdo, José Antonio :)

Pilar Galeote 25 diciembre 2012 - 21:00

Por supuesto, parece que no tiene ya sentido la disquisición entre la diferente regulación para SA y SL del derecho de exclusión por incumplimiento de prestaciones accesorias…

Andersonandgallagher 30 enero 2013 - 14:13

The debate is very useful.SA should also obey the rules in the current circumstances.
Thanks.
From:http://www.andersongallagher.ie/how-can-we-help-you/personal-injury/

Dejar un Comentario

*